VIERNES 13
UN REPASO A LA SAGA, CON SPOILERS

 

Viernes 13 es una de las sagas cinematográficas más largas que existen, con 12 películas (si contamos el reciente remake de Marcus Nispel) que han convertido a Jason Voorhees en uno de los iconos más populares del cine de terror de las últimas décadas junto a sus contemporáneos como Michael Myers (Halloween), Leatherface (La matanza de Texas) y Freddy Krueger (Pesadilla en Elm Street).

Los títulos de la saga son:
Viernes 13 (1980) – Friday the 13th
Viernes 13, 2ª parte (1981) – Friday the 13th, part 2
Viernes 13, parte 3 (1982) – Friday the 13th, part III
Viernes 13. Último capítulo (1984) – Friday the 13th: The final chapter
Viernes 13, parte V. Un nuevo comienzo (1985) - Friday the 13th: A new beginning
Viernes 13, parte VI. Jason vive (1986) – Jason lives: Friday the 13th part VI
Viernes 13, 7ª parte. La película (1988) - Friday the 13th part VII: The new blood
Viernes 13, parte VIII. Jason vuelve… para siempre (1989) - Friday the 13th part VIII: Jason takes Manhattan
Viernes 13, parte 9. Jason se va al infierno (1993) – Jason Goes to hell: The final Friday
Jason X (2001) – Jason X
Freddy contra Jason (2003) – Freddy vs. Jason
Viernes 13 (2009) – Friday the 13th

 

Viernes 13 (1980) – Friday the 13th
Sean S. Cunningham


Sean S. Cunningham, junto al guionista Victor Miller, son los que ostentan el honor de haber iniciado esta saga cinematográfica. Cuninngham fue productor de la película de Wes Craven: La última casa a la izquierda. Tras dirigir un par de películas de comedia sin mucho éxito, vio que una película de terror como Halloween (de John Carpenter) tuvo éxito y se decidió a hacer una película similar a partir de la superstición anglosajona del Viernes 13. Encargó a Victor Miller que elaborara un guión parecido a Halloween, y este se fue a verla al cine a tomar apuntes, fijándose en los elementos principales para que funcione una peli de terror slasher: Abrir la película con una escena impactante, muchos asesinatos en cadena con arma blanca preferentemente y matar a los que practican sexo mientras la joven virgen debe quedar viva hacia el final de la película.

Para esta primera película se contó con una serie de jóvenes actores desconocidos en la época, de los cuales sólo Kevin Bacon ha seguido teniendo éxito como actor hasta nuestros días, y también destaca la presencia de Harry Crosby, hijo de Bing Crosby.

Entre los actores adultos, está Betsy Palmer, que interpreta un papel decisivo, la madre de Jason Voorhees. Palmer aceptó el papel porque necesitaba el dinero para comprarse un coche, pensando que sería una película que pasaría desapercibida por el público. Durante años renegó de la película, pero en la actualidad es todo lo contrario, pues es su papel más famoso y acude asiduamente a convenciones de cine de terror.

Uno de los artífices del éxito de la película es Tom Savini, el creador de los efectos especiales, que ya había tenido éxito recientemente Zombi de George A. Romero.  Fue el artífice de efectos especiales novedosos como la muerte de Kevin Bacon, atravesado por el cuello desde debajo de la cama. Una secuencia que debía rodarse en una sola toma, y Savini estaba debajo de la cama preparado para bombear la sangre en el momento adecuado, pero la bomba se estropeó, y Savini tuvo que ingeniárselas rápidamente para soplar y hacer que la sangre saliera del cuello de Kevin Bacon, provocando que Savini quedara totalmente empapado de sangre.
También fue improvisado sobre la marcha el aspecto de Jason niño, pues la escena final no aparecía originalmente en el guión, ni se había pensado en un inicio que fuera deforme.

Harry Manfredini, fue el creador de la música tan característica que acompaña a la saga (una peli de terror no sería nada sin una música que pueda recordar al asesino). Lo que suena como  Ki, ki, ki, mah, mah, mah, está sacado de la frase de la película Kill her, mommy (Ki, de Kill y mah de mommy) que dice con voz de niño la madre de Jason, como si este hablara a través de ella.

Ari Lehman, a sus 13 años, tuvo el honor de haber sido el primer actor en interpretar a Jason Voorhees. Ya había colaborado con Cunningham en la comedia: Manny’s Orphan, y su carrera como actor desapareció en esta película para dedicarse a la música con su grupo reggae Ariben moses band y prepara un proyecto de rock basado en la mente de Jason en Viernes 13 1ª parte (sic). Recientemente también ha vuelto a aparecer como actor en películas de terror de bajo presupuesto como ThanXgiving y Hell-ephone.

La película fue rodada durante 28 días, en Blairstown, pequeña ciudad de Nueva Jersey y se utilizó un campamento real de Boyscouts llamado Nobebosco.
La clave principal del éxito de la película cabe buscarla en la buena distribución que hizo Paramount en los EEUU (Warner se encargó de distribuirla en el extranjero), promocionando masivamente por primera vez una película de este tipo y distribuyéndola a más de 1.000 cines. Fue un éxito del verano de 1980, superando en espectadores a películas como El resplandor o Vestida para matar.

Aunque fue duramente tratada por la crítica, su recaudación final de 39 millones de dólares (contra los 700.000 que había costado), hizo que no se dudara ni un segundo en producir una secuela.

Como película también hay que reconocerle sus méritos para el éxito: Un inicio impactante, el rótulo del título rompiendo un cristal, una música bien característica, buenos efectos especiales en escenas impactantes, saber crear suspense en el que no sabemos quién es el asesino hasta el final de la película, haciendo uso de la cámara subjetiva para crear tensión. Y un final que tiene muchas influencias de Psicosis de Hitchcock, siendo una variante curiosa en la que es la madre quién se hace pasar por el hijo y no al revés como Norman Bates.


Ari Lehman, el primer Jason Voorhees

Jason ahogándose de niño en Cristal Lake

Kevin Bacon, una de las primeras víctimas

Tom Savini junto a su criatura

 

 

Viernes 13, 2ª parte (1981) – Friday the 13th, part 2
Steve Miner

Tras el éxito de la primera parte, Paramount no dudó ni un segundo en producir una secuela. Cuningham también estaba de acuerdo, pero su idea era hacer cada año una película bajo el lema Viernes 13 pero con historias independientes. Sin embargo, Paramount deseaba una continuidad y preferían hacer una secuela al uso, repitiendo los esquemas del éxito, esta vez usando a Jason Voorhees como el asesino, en lugar de su madre. Para Cuningham y Victor Miller no tenía sentido que Jason estuviera vivo, así que Miller abandonó el proyecto y Cuningham se quedó como productor, animando a Steve Miner (ayudante de producción en la primera parte) a dirigir esta secuela. Iniciando así su carrera como director, que incluye algunas películas de terror y fantásticas populares en los 80 como House y Warlock.

La mayoría del equipo de la primera parte repitió, siendo ascendidos casi todos en sus tareas. Básicamente la idea era repetir los esquemas de la primera parte pero con algo más de presupuesto (1 millón de dólares), más rápida, más sangrienta y con más ritmo.

La película se abre con una secuencia impactante en la que Jason asesina a Alice (la única superviviente de la primera parte) tras encontrar la cabeza de la sra. Voorhees en su nevera.

En el campamento, se usa como recurso una historia de miedo contada al aire libre por uno de los monitores para hacernos un resumen de quién es Jason y su madre.

Warrington Gillette, interpreta al primer Jason adulto y asesino de la saga, aunque en esta película no aparece con su atuendo habitual. Lleva una capucha de tela, un mono de granjero y una camisa a cuadros. Curiosamente, Gillette fue rechazado en el casting para hacer de uno de los monitores. En esta película vemos como usa varios de los elementos habituales para asesinar: el machete característico, un cuchillo, un punzón, una lanza y un martillo.

Una de las secuencias más recordadas es en la que Jason atraviesa con una lanza a una pareja mientras practica sexo en la cama, copiada de la película Bahía de sangre de Mario Bava. Esta secuencia fue recortada por la censura, pues la lanza entraba una y otra vez en los cuerpos de sus víctimas.

Como la primera parte pasó desapercibida por la comisión cinematográfica antes de su estreno, apenas se censuraron unos 8 o 9 segundos. Fueron duramente criticados por los sectores más conservadores, así que se tomaron su venganza y censuraron más de un minuto en esta segunda parte.

En esta secuela, la influencia de Psicosis es mucho más evidente en el final. Jason conserva la cabeza de su madre como Norman Bates conservaba el cuerpo de la suya. Y Ginny, la chica superviviente, se pone el jersey de la madre de Jason para intentar suplantarla.


El Jason encapuchado

 

 

Viernes 13, parte 3 (1982) – Friday the 13th, part III
Steve Miner

Esta es una de las partes más importantes para los fans, pues es la primera vez que vemos a Jason con su característica máscara de hockey. La consigue gracias a Shelly, personaje gracioso interpretado por Larry Zerner (cuya carrera artística acabó rápidamente y ahora es abogado), un aspirante a actor que trae una máscara de hockey entre su atrezzo de varios disfraces.

Uno de los motivos para cambiar el aspecto del Jason de la segunda parte fue su coincidencia en el tiempo con El hombre elefante, de David Lynch. La gente asociaba la capucha de tela a este personaje antes que a Jason, así que debían buscar una alternativa. Mientras se debatía sobre que maquillaje o máscara debía llevar, Martin Jay Sadoff, supervisor 3D, mostró al equipo una máscara de portero de hockey que usaba cuando jugaba en su equipo de aficionados. Steve Miner pensó que eso sí daba realmente miedo, así que se pusieron manos a la obra y crearon una de piel que quedaba bien a la medida de Shelly. Pero tuvieron que crear otra expresamente más grande para Jason. Una máscara de plástico transparente pintada de blanco por dentro, las piezas rojas por fuera son de acetato rojo pegadas con superglue.
Casi sin querer se creó un icono del cine de terror, y ese mismo Halloween, muchos niños ya llevaban la máscara de hockey.
Richard Brooker, pasará a la historia por ser el primer Jason que lleva la característica máscara de hockey.

Esta parte contó con otro intento de cambiar la serie. Originalmente la idea era que ocurriera en un sanatorio dónde estaba Ginny, la superviviente de la anterior entrega. Pero se descartó el cambio de rumbo argumental y se decidió rodarla en 3D, de moda en aquella época. Algo que se nota en muchas secuencias en las que el arma de Jason  y diversos objetos apuntan a la cámara. También provocó que fuera una de las películas de la saga más costosas (4 millones de dólares) y más difíciles de realizar técnicamente. Pues de debían repetir algunas tomas sencillas, como las 32 veces que se tuvo que repetir la del atizador incandescente apuntando a la cámara.

Se rodaron tres finales:
1) Chris mata a Jason decapitándolo con una hoz, pero los productores creían que era una muerte demasiado definitiva y querían hacer más secuelas.
2) Chris vuelve a la casa desde la canoa donde se despierta, y Jason la decapita.
3) El final auténtico. En el que Chris se queda dormida en la canoa y se homenajea al final de la primera parte, pero siendo la madre de Jason la que sale del agua a atacarla en lugar de Jason.


Richard Brooker, el primer Jason con máscara de hockey

Aquí entendemos porqué usa máscara

 

 

Viernes 13. Último capítulo (1984) – Friday the 13th: The final chapter
Joseph Zito

Como su nombre indica, esta película fue un intento de finalizar la saga, dirigida por Joseph Zito, director de Desaparecido en combate, una de las películas más famosas del inefable Chuck Norris.
Tom Savini volvió a colaborar en esta saga, se dice que porque tenía ganas de acabar definitivamente a Jason. Así puede establecerse un paralelismo entre el personaje Tommy Jarvis (Corey Feldman) y Tom Savini, ambos del mismo nombre, con afición para crear máscaras y con las mismas ganas de matar a Jason.

Cabe resaltar la importancia de este personaje, Tommy Jarvis que aparecerá en la 5ª y 6ª entrega, interpretado siempre por actores diferentes. Incluso se llegó a pensar en él para aparecer en el remake de Marcus Nispel. Es la primera vez que aparece un niño en esta saga, abriendo la veda para que aparezca uno o varios niños más en las siguientes entregas.

Se nota la influencia del típico cine adolescente de la época, con actores como Corey Feldman (Los Goonies, Cuenta conmigo), Crispin Glover (Regreso al futuro, Willard) y Lawrence Monoson (El último americano virgen), habituales en películas de comedia o aventuras juveniles.

En los créditos del inicio se usa por primera vez la máscara de hockey como icono de la saga (con corte del hachazo incluído).

Ted White, el Jason de esta parte, hizo esta película sólo por dinero. No se sentía a gusto con el personaje e insistió mucho en que su nombre no apareciera en los créditos. Durante el rodaje evitó hablar con los demás compañeros para que estos se sintieran realmente intimidados por él en las secuencias de la película.

Aparece un nexo de unión entre esta y la 2ª parte, el personaje de Rob Dier es hermano de Sandra Dier, una de las víctimas de la segunda película, que viene a Cristal Lake en busca de venganza.

Sigue habiendo homenajes a Psicosis, esta vez toca la secuencia de la ducha, dónde vemos un brutal asesinato.

El prólogo de la película aprovecha una secuencia completa de la 2ª parte, en la que un monitor explicaba la historia de Jason y su madre, intercalando imágenes de las 3 primeras partes a modo de resumen.

La principal sorpresa de esta película está en su final, en la que es el niño Tommy Jarvis el encargado de matar a Jason, a costa de quedar traumatizado como podremos comprobar en la 5ª parte.


Tommy Jarvis antes de matar a Jason

Tommy Jarvis, así se quedó tras matar a Jason

 

 

Viernes 13, parte V. Un nuevo comienzo (1985) - Friday the 13th: A new beginning
Danny Steinmann

Esta película se sitúa 8 años después de la anterior entrega, el pequeño Tommy es ahora un adolescente (John Shepherd) que ha estado encerrado en un sanatorio por el trauma que le produjo matar a Jason. Así que sigue viendo a Jason en sus pesadillas. La peli empieza cuando Tommy es trasladado a Pinehurst, un sanatorio alternativo situado en una granja, dónde los pacientes tienen más libertad y no están encerrados.

Esta película es una anomalía en la saga, pues Jason realmente sólo aparece en los sueños de Tommy, mientras que el asesino real que aparece en la película no es Jason, si no una persona que se coloca una máscara de hockey similar (se puede distinguir, porque los remaches son azules en lugar de rojos) para cometer sus crímenes. También se puede diferenciar de las anteriores porque no aparece el campamento de Cristal Lake, aunque el sanatorio está por la misma zona.

La calidad de la película baja un poco comparada con las anteriores, como se puede notar en el uso gratuito de secuencias que nada tienen que ver con el argumento, sólo para ver a Jason cometer más crímenes. Así aparecen personajes por primera vez en una secuencia, son asesinados, y no tienen ninguna relación con el resto de la historia. Curiosamente, Danny Steinmann, finalizó su carrera como director con esta película.

También vemos como sigue el sentido del humor de su predecesora, como se puede ver en los vecinos del sanatorio, una madre y un hijo que siempre están discutiendo. Aparece un niño por segunda vez en esta saga que, siguiendo los cánones establecidos podemos estar seguros de que no morirá.

Entre las nuevas formas de matar que usa este falso Jason destacan un improvisado garrote vil con un cinturón y un árbol, unas tijeras de podar en los ojos de una chica y el uso de una bengala para atravesar un cuerpo.
Para los fans de siempre, está considerada la peor película de la saga. Aunque es cierto que se sugirieron intentos para cambiarla, un intento de terror más psicológico, centrada más en los traumas de Tommy, y el intento de crear suspense por saber quién es realmente el asesino. Pero lo cierto es que la resolución del enigma no causa una gran impresión. Y el final en el que Tommy acaba igual de loco y parece volverse un asesino para seguir la estela de Jason queda totalmente obviado en la 6ª parte.


Un Tommy Jarvis con traumas profundos

 

 

Viernes 13, parte VI. Jason vive (1986) – Jason lives: Friday the 13th part VI
Tom McLoughlin

Es la primera película en la que Jason resucita, mostrándonos por primera vez poderes sobrehumanos, es más un muerto viviente que un ser humano. Las balas no le afectan y tiene mucha más fuerza (en el prólogo nos muestra como arranca literalmente el corazón de un muchacho con sus propias manos). En el mismo prólogo se nos muestra también una comparación con el mito de Frankenstein, al ser resucitado cuando le cae un rayo a través de un trozo de verja que hace de pararrayos.

Es la única de la saga escrita y dirigida por la misma persona, en este caso Tom McLoughlin, que ha continuado su posterior carrera más centrada en la televisión. Se nota la mano de este guionista, en un intento de volver la serie a sus orígenes. Vuelve Jason, vuelve la acción a Cristal Lake (aunque le han cambiado su nombre por el de Forest green). Se olvida completamente todo el pasado traumático en la personalidad de Tommy (esta vez interpretado por Thom Mathews), mucho más extrovertido que en la anterior entrega. Es considerada una de las preferidas de los fans.

Hay que reconocerle un guión mucho más entretenido, más parecido a una película de aventuras de los 80 que a una de terror. Y con un sentido de la ironía y auto parodia más elevado. Como es en el uso de frases en las que hacen referencias a las formas de morir de las anteriores entregas o en los créditos del inicio en los que aparece Jason como la típica imagen de James Bond disparando a la cámara. También hay cierta ironía sobre el uso de los niños (y su imposibilidad de matarlos) de las anteriores películas, no apareciendo solamente un niño, si no toda una veintena de niños y niñas que ocupan dos cabañas del campamento.

Hay un cierto homenaje a referentes clásicos como un bar de carretera que se llama Karloff’s y, también, al creador de la saga, con la presencia de la calle Cunningham road.

Por primera vez, se usa el nombre de Jason en el título por delante del de Viernes 13, incluso en los créditos del inicio aparece su nombre mucho más grande que el resto del título.

C. J. Graham es el primer Jason Voorhees que vuelve de la tumba. Según cuenta en una entrevista, al ser el primero en resucitar debía mostrar ira al mismo tiempo que una presencia dominante sin ser humano ni robótico. No había visto ninguna peli de la saga cuando le llamaron para hacer las pruebas del papel, así que tuvo que ponerse al día rápidamente y vio las 5 partes. También comenta que tiene un hijo de 8 años al que le gustaría que en una futura secuela pudiera interpretar a Jason para seguir la saga familiar.

Una de las muertes más originales de la película es en la que Jason parte por la mitad a una persona con sus propias manos.


Un Tommy Jarvis muy diferente a los vistos hasta ahora

Jason experimenta nuevas formas de matar

 

 

Viernes 13, 7ª parte. La película (1988) - Friday the 13th part VII: The new blood
John Carl Buechler

Tras descartarse inicialmente la idea de hacer un Freddy vs. Jason (al no llegar un acuerdo Paramount con New Line) dirigida por el mismo autor de la anterior entrega, se pasó a enfrentar a Jason contra otro personaje sobrenatural, esta vez una chica con poderes mentales. Algo que podría considerarse un Jason vs. Carrie.

Tras un inicio en el que se nos resume las anteriores pelis, como si de una serie televisiva se tratara, vemos un prólogo en el que se nos muestra a la protagonista de la peli, Tina Shepard, cuando es una niña y mata accidentalmente a su padre al provocar con su telequinesis que se caiga al lago de Cristal Lake. Cuando Tina es mayor, vuelve a Cristal Lake y el intento por resucitar a su padre con sus poderes mentales causa que resucite a Jason que había quedado ahogado nuevamente en el lago.

El argumento recuerda un poco al de la denostada 5ª parte, en este caso es Tina quién tiene un trauma por haber provocado la muerte de su padre y se traslada a Cristal Lake con su madre y un médico del sanatorio donde está hospitalizada para intentar buscar una cura en el ambiente dónde se forjó su trauma. Ni que decir cabe que al lado de su casa irán a pasar unos días de fiesta un grupo de jóvenes chicos y chicas con ganas de sexo y de tomar drogas.

Kane Hodder interpreta a Jason, y será el primero (y único hasta la fecha) en repetir el papel en las siguientes secuelas hasta Jason X. Convirtiéndose en el actor favorito por los fans de la saga para interpretar a Jason. Hodder sí que era un fan del cine de terror y conocía perfectamente la saga. Participó como especialista en la película Presidio de Renny Harlin, en la que Buechler era que se encargaba de los efectos especiales. En una secuencia debía aparecer como un cadáver que se levantaba con gusanos por encima del cuerpo, y pidió que le pusieran también en la boca para que se vieran retorciéndose al gritar. A Buechler le impresionó que hiciera todo lo posible por el personaje y, cuando le asignaron como director de esta entrega, presionó mucho para que Hodder se hiciera con el papel de Jason. Hodder ya era un especialista con experiencia antes de interpretar a Jason, llegando a ser el coordinador de especialistas en otro clásico del terror de los 80: House, una casa alucinante (de Steve Miner, director de las dos primeras secuelas). Hasta la fecha ha participado en más de 70 películas como especialista.

En esta película es una de las que se cuida con más detalle la máscara de Jason, puede apreciarse el golpe con el hacha de la tercera parte y los golpes en un costado de la máscara de la sexta, dejando la mandíbula de Jason al descubierto.
Entre las muertes más creativas de esta entrega están la de un saco de dormir golpeado con un árbol y una trompeta de juguete como arma blanca.


Kane Hodder, el Jason más popular

Tina Shepard, no tiene nada que envidiar a Carrie

 

Viernes 13, parte VIII. Jason vuelve… para siempre (1989) - Friday the 13th part VIII: Jason takes Manhattan
Rob Hedden

Lo más destacado de esta secuela es el intento de cambiar el escenario habitual del campamento por un barco y la ciudad de Nueva York.

También volvemos a tener una chica traumatizada, Rennie Wickham, que por un accidente en su niñez  le tiene miedo al agua. Y no se le ocurre otra cosa que realizar un viaje en barco hasta Manhattan. Finalmente se descubrirá que su tutor y Jason tuvieron bastante que ver con el trauma.

Desde los créditos del inicio ya se puede observar que la película busca darle un ambiente diferente a la saga, con una música y rótulos totalmente ochenteros. Mostrando un Manhattan por la noche lleno de yonkies, suciedad y ratas.
Esta es la última entrega distribuida por Paramount, pasando la siguiente a manos de New Line.

Para la octava parte iban a coger a un especialista canadiense para interpretar a Jason, cuando Kane Hodder se enteró llamó a Paramount insistiendo en que le gustaría repetir el papel. Finalmente aceptaron.

El guión original tenía más escenas en Manhattan, pero el presupuesto no daba para rodar tanto tiempo en Nueva York, así que tuvo que reescribirse el guión y alargar más la parte del barco.

Para el casting de la protagonista de Rennie Wickham, pasaron estrellas tan populares como Pamela Anderson y Elizabeth Berkley. Finalmente fue Jensen Dagget quién se quedó el papel.

Entre los asesinatos más creativos de esta entrega están los perpetrados por una guitarra eléctrica, una roca de sauna y una jeringuilla.


Jason coge el metro, una imagen insólita hasta ese momento

 

 

Viernes 13, parte 9. Jason se va al infierno (1993) – Jason Goes to hell: The final Friday
Adam Marcus

Como la cuarta parte, también fue un intento de finalizar la serie. Cunningham volvió como productor con la idea de acabar por fin con Jason.

El argumento también difiere un poco del resto de películas. En esta ocasión, Jason es asesinado al principio de la película y su cuerpo es estallado en pedazos. Pero su alma no muere y va pasando de un cuerpo a otro matando a todo el que le pasa cerca con la idea de buscar un cuerpo dónde quedarse. Y ese cuerpo tiene que ser de alguien de su familia. Así aparecen por primera vez nuevos familiares de Jason (de los cuáles no se había oído hablar hasta esta entrega), una hermana con su hija y su nieta.

Aparece un caza recompensas que parece conocer el modo de matar a Jason, finalmente consiguen hacerlo y es arrastrado por unas fuerzas sobrenaturales bajo tierra. El plano final de la película es la máscara de Jason sobre la tierra y el brazo de Freddy Kruegger con sus garras arrastrándola hacia abajo. El brazo de Freddy Kruegger no es el de Robert Englund, si no que pertenece también a Kane Hodder. Esta aparición fue propicia al ser esta le primera película producida por New Line, que también lo era de Pesadilla en Elm Street. Indicando claramente la intención de realizar un Freddy vs. Jason, que aún tardaría 10 años en hacerse realidad.

John D. LeMay, que interpreta a Steven Freeman, fue uno de los protagonistas de la serie de televisión Viernes 13 (titulada en España cuando se emitió en Tele 5 como Misterio para tres).

Se puede ver la aparición del necronomicón y de la daga que mata a Jason como homenaje a la saga Evil dead de Sam Raimi.

Adam Marcus, debutó en el cine con esta película, después de que el proyecto fuera ofrecido a directores de la talla de Tobe Hooper y John McTiernan.


En esta entrega vemos una máscara un poco más quemada

 

 

Jason X (2001) – Jason X
James Isaac

Nuevamente producida por Cunningham y con música de Harry Manfredini, se hizo para que el público adolescente no se olvidara de Jason, a causa del retraso de Freddy vs. Jason.

El argumento es una versión libre de Alien, el 8ª pasajero, con Jason en lugar del Alien. Jason tras ser capturado en 2008 es criogenizado hasta que, siglos después, la tripulación de una nave del planeta Tierra lo encuentra y se lo lleva. Jason se despierta antes de tiempo y empieza su matanza.

Destaca al inicio la aparición de David Cronemberg como actor, y de un final en el que Jason se convierte en cibernético, una especie de Terminator psicópata asesino.
Fue la primera vez que se empleó en la saga el uso de efectos digitales para las escenas de sangre.

Kane Hodder se despidió en esta entrega de su personaje más famoso, en Freddy vs. Jason ya no lo volvieron a llamar a pesar de que él estaría dispuesto a seguir eternamente en la franquicia.


¿Qué hacemos con este tipo?

Rowan intentará plantar cara a Jason...

 

 

Freddy contra Jason (2003) – Freddy vs. Jason
Ronny Yu

Tras años de espera, por fin pudo realizarse tal esperado encuentro entre dos de los iconos del cine de terror de los 80. Una fórmula de éxito tan vieja como las de los años 30 y 40 del pasado siglo en la que la Universal mezclaba el monstruo de Frankenstein, El hombre lobo y Drácula.

Esta fue la película con más presupuesto de la saga Viernes 13 hasta su momento. Con unos 25 millones de dólares, que fueron recuperados en su primer fin de semana con más de 36 millones recaudados, hasta llegar a los finalmente 82 millones de dólares. Demostrando el éxito que tiene este tipo de operaciones.

Ronny Yu, director y productor de Hong Kong fue el escogido para realizar esta entrega, después de que se hiciera cargo de otra secuela de un clásico de terror americano de los 80: La novia de Chucky. Un realizador que ya era popular en occidente (al menos por cierto tipo de público) gracias a sus películas de La novia del cabello blanco. Estuvo a punto de no aceptar el proyecto porque el guión original tenía tanto secretismo que no indicaba quién ganaba al final. Finalmente llegó a un acuerdo ya que le dijeron que podía elegir a quién quisiera.

La actriz Evangeline Lilly (la Kate de Perdidos), tiene una breve aparición como estudiante vestida con un jersey verde.

Ken Kirzinger se convirtió en el 8º actor en interpretar a Jason, a pesar de que Kane Hodder quería volver a hacerlo. Sin embargo, se tuvo que cambiar de actor para que se adecuara más al físico de Robert Englund.


Costó, pero al fin se vieron las caras... o las caretas

Lluís Alba

Coméntalo en el blog