Facebook Twitter
abejita

LOS VIAJES DE SULLIVAN (1941)

The screwball social comedy

por Lluís Alba

Los viajes de Sullivan

Preston Sturges, uno de los directores más prestigiosos de la denominada comedia de oro americana, es el responsable de este film al que sería acotar demasiado si dijéramos que solo es una comedia, pues también tiene partes de aventura y drama social.

La primera secuencia es 100% screwball comedy. Un prodigio de diálogos rápidos y divertidos que sirven perfectamente para presentar la premisa sobre la que se mueve la película: Sullivan, un director de cine que ha tenido éxito en la comedia, quiere hacer cine de crítica social. En un intento de sus productores por convencerle de lo contrario, Sullivan acaba decidiendo que vivirá un tiempo como un mendigo para poder entender lo que se siente siendo pobre.

De este modo comienzan los denominados viajes de Sullivan, que pueden sorprender al espectador de nuestra época al presentar situaciones totalmente contemporáneas. Sin ir más lejos, el inicio del viaje, donde observamos como los productores exigen que una furgoneta llena de equipo técnico (fotógrafo, periodista, cocinero etc...) siga al director de cine para documentar su aventura. Lo que vemos hoy en día en los reality shows que siguen la vida de famosos y no famosos ya lo inventó Sturges en 1941.

El film está lleno de situaciones irónicas, pues en su intento de pasar por un mendigo, Sullivan siempre acaba volviendo a su lujoso hogar. Sea por ayudar a una actriz sin empleo, interpretada por Veronica Lake, o por devolver con creces el favor a un camarero que le invita a desayunar. El millonario Sullivan ve imposible sufrir en sus carnes la pobreza hasta que decide desistir en su empeño y quiere devolver el favor repartiendo dinero entre los vagabundos. Es entonces cuando, paradójicamente, y por una serie de circunstancias, acaba preso sin identidad realizando trabajos forzados y conociendo realmente lo que es ser un desdichado.

También se puede observar un gran paralelismo entre la idea de Preston Sturges al realizar el film y lo que le sucede a Sullivan. Pues el director en la ficción tiene éxito en la comedia, al igual que Sturges, pero pretende realizar cine de denuncia social, que es lo que aporta la mayor parte del último tercio de Los viajes de Sullivan. Y, finalmente, tanto el film de Sturges como el propio Sullivan acaban decantándose por la comedia.

El leitmotiv de la historia está inspirado en una vivencia real del actor John Garfield, protagonista de El cartero siempre llama dos veces (The postman always rings twice, 1946) de Tay Garnett, que pasó una temporada vagabundeando y viajando de polizón en trenes o haciendo autoestop.

El libro ficticio sobre el que Sullivan quiere basar su primera película dramática se titula: "O brother, where art thou?" escrito por el autor, también ficticio, Sinclair Beckstein (creado a partir de la combinación de Upton Sinclair, Sinclair Lewis y John Steimbeck), sirvió de inspiración a los hermanos Coen para crear O Brother (O brother, where art thou?, 2000).

Veronica Lake estaba embarazada de 6 a 8 meses durante el rodaje del film. No quiso decirlo a los productores para no perder el papel, por lo que tuvo la complicidad de la diseñadora de vestuario Edith Head y de la esposa de Preston, Louise Sturges para que los trajes disimularan su estado ante la cámara. Se puede apreciar en el film que siempre lleva abundante y ancha ropa, incluso en la escena que están en la piscina ella siempre usa albornoz.

Hacia el final del film se representa fielmente y con respeto una misa con gente de color. Un motivo de felicitación por parte de la NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) hacia Preston Sturges mediante una carta en la que se congratulaban por "el tratamiento digno y decente de negros en esa escena".

Preston Sturges trató de incluir una filmación de Charles Chaplin en la película que proyectan a los presos, pero Chaplin se negó a ceder los derechos. La idea era realizar una comparativa entre el vagabundo en el que se transforma Sullivan y el personaje del vagabundo de Charlot. Finalmente se escogió el corto animado de Disney Playful Pluto de 1934.

El retrato del viudo que cambia su rostro ante lo que hace su esposa con Sullivan tuvo de modelo real a Paul Jones, productor de 42 películas entre las que se cuenta Los viajes de Sullivan.

e-mail: lluisalba@zumbarte.com